SALUD MENTAL

La salud mental se refiere al estado de bienestar emocional que permite a la persona vivir activa y positivamente en medio de la sociedad.

Un individuo mentalmente sano se comunica fácilmente, se autoestima, y es capaz de tomar decisiones ante los problemas que enfrenta. Este individuo se adapta a diversas situaciones, respeta a las demás personas, se valora a sí mismo y a los demás, expresa adecuadamente sus sentimientos y emociones, vive con alegría y siempre está dispuesto a aprender.

Recomendaciones para una buena salud mental.

Para desarrollar una buena salud mental es necesario establecer buenas relaciones con las personas que nos rodean, es decir, con los familiares, amigos, vecinos, compañeros de estudio, etc. Esto permitirá el intercambio de ideas y sentimientos que nos ayudarán a crecer como personas.

Por otra parte, debemos adquirir el hábito de la lectura para que así se pueda desarrollar la imaginación y la habilidad para resolver situaciones problemáticas en la vida.

Asimismo, debemos realizar actividades deportivas y artísticas que contribuyan a nuestro desarrollo integral y creativo.

Por último, debemos evitar todo lo que perjudique nuestra salud integral, como el consumo de alcohol, café, cigarrillos y otras drogas.

Nuestra responsabilidad social.

Mientras crecemos como personas mentalmente sanas, estamos contribuyendo al desarrollo de una mejor sociedad. Siempre debemos tener presente que las buenas relaciones nos llevan a un mejor entendimiento con los demás. Salud mental.

La salud mental se refiere al estado de bienestar emocional que permite a la persona vivir activa y positivamente en medio de la sociedad.

Un individuo mentalmente sano se comunica fácilmente, se autoestima, y es capaz de tomar decisiones ante los problemas que enfrenta. Este individuo se adapta a diversas situaciones, respeta a las demás personas, se valora a sí mismo y a los demás, expresa adecuadamente sus sentimientos y emociones, vive con alegría y siempre está dispuesto a aprender.

Recomendaciones para una buena salud mental.

Para desarrollar una buena salud mental es necesario establecer buenas relaciones con las personas que nos rodean, es decir, con los familiares, amigos, vecinos, compañeros de estudio, etc. Esto permitirá el intercambio de ideas y sentimientos que nos ayudarán a crecer como personas.

Por otra parte, debemos adquirir el hábito de la lectura para que así se pueda desarrollar la imaginación y la habilidad para resolver situaciones problemáticas en la vida.

Asimismo, debemos realizar actividades deportivas y artísticas que contribuyan a nuestro desarrollo integral y creativo.

Por último, debemos evitar todo lo que perjudique nuestra salud integral, como el consumo de alcohol, café, cigarrillos y otras drogas.

Nuestra responsabilidad social.

Mientras crecemos como personas mentalmente sanas, estamos contribuyendo al desarrollo de una mejor sociedad. Siempre debemos tener presente que las buenas relaciones nos llevan a un mejor entendimiento con los demás. Salud mental.

La salud mental se refiere al estado de bienestar emocional que permite a la persona vivir activa y positivamente en medio de la sociedad.

Un individuo mentalmente sano se comunica fácilmente, se autoestima, y es capaz de tomar decisiones ante los problemas que enfrenta. Este individuo se adapta a diversas situaciones, respeta a las demás personas, se valora a sí mismo y a los demás, expresa adecuadamente sus sentimientos y emociones, vive con alegría y siempre está dispuesto a aprender.

Recomendaciones para una buena salud mental.

Para desarrollar una buena salud mental es necesario establecer buenas relaciones con las personas que nos rodean, es decir, con los familiares, amigos, vecinos, compañeros de estudio, etc. Esto permitirá el intercambio de ideas y sentimientos que nos ayudarán a crecer como personas.

Por otra parte, debemos adquirir el hábito de la lectura para que así se pueda desarrollar la imaginación y la habilidad para resolver situaciones problemáticas en la vida.

Asimismo, debemos realizar actividades deportivas y artísticas que contribuyan a nuestro desarrollo integral y creativo.

Por último, debemos evitar todo lo que perjudique nuestra salud integral, como el consumo de alcohol, café, cigarrillos y otras drogas.

Nuestra responsabilidad social.

Mientras crecemos como personas mentalmente sanas, estamos contribuyendo al desarrollo de una mejor sociedad. Siempre debemos tener presente que las buenas relaciones nos llevan a un mejor entendimiento con los demás.

 

LA AUTOESTIMA

El concepto de sí mismo.

El concepto de sí mismo es el conocimiento que tiene cada ser humano sobre su persona, lo cual le permite conocer sus limitaciones y capacidades, sus virtudes y defectos. El concepto de sí mismo incluye la autovaloración o autoestima.

La autoestima es la valoración que hace el individuo de sus potencialidades, habilidades, actividades y personalidad. La autoestima puede ser negativa o positiva, es decir, alta o baja.

Las relaciones que desde niños establecemos con los demás permiten que nosotros mismos nos vayamos conociendo y aprendamos a autoestimarnos. El concepto que un individuo tenga de sí mismo y su autoestima son importantes como parte de su salud mental, ya que influyen sobre su personalidad, aspiraciones y estado emocional.

Importancia de la autoestima.

La vida es como una escuela donde las personas se fijan metas u objetivos que desean alcanzar. Cada vez que alcanzamos una meta nuestra autoestima crece y nos consideramos personas capaces porque tenemos virtudes y potencialidades.

Nuestro comportamiento y aspiraciones dependen mucho de nuestra autoestima. Si nuestra autoestima es baja, es decir, si pensamos que no podemos lograr ciertas metas en la vida, nos sentiremos frustrados y nos comportaremos conforme a nuestro sentir. Por ejemplo, si piensas que no eres inteligente y que no puedes pasar 5to. Grado, entonces no te interesarás por los estudios y te puedes justificar diciendo que no eres capaz de lograrlo. Si, por el contrario, piensas que eres una persona inteligente, comenzarás a estudiar para alcanzar la meta de pasar 5to. Grado y así puedes lograrlo venciendo los obstáculos.

Por esto es muy importante conocernos a nosotros mismos para poder autoestimarnos, proponernos metas logrables y alcanzarlas.

 

EL DESARROLLO DE LA AUTOESTIMA

Cómo conocerse a sí mismo.

Podemos lograr el conocimiento de sí mismo cada día un poco más a través de nuestras experiencias con las demás personas. Sin embargo, muchas veces aún así no nos conocemos bien y pensamos que somos lo que en realidad no somos.

Hay una serie de preguntas que nos ayudan a encaminarnos hacia el conocimiento de nosotros mismos. Algunas de estas preguntas son:

  • ¿Qué me hace sentir bien?
  • ¿Qué me hace sentir mal?
  • ¿Cuándo hago sentir bien a otros?
  • ¿Cuándo hago sentir mal a otros?
  • ¿Qué quisiera ser yo?
  • ¿Qué no quisiera ser yo?
  • ¿Qué puedo hacer por los demás?
  • ¿Qué debo hacer por los demás?

Cómo me autoestimo.

Autoestimarse es autoevaluarse. Es lo que uno piensa que es capaz de lograr por sí mismo. La autoestima se apoya en los sentimientos de confianza en sí mismo. Algunas preguntas nos pueden ayudar a conocer cómo nos autoestimamos. Estas preguntas son:

  • ¿Qué aspiraciones tengo en la vida?
  • ¿Creo que puedo lograr mis metas?
  • ¿En qué situaciones me he sentido fracasado?
  • ¿Por qué creo que fracasé?
  • ¿En qué situaciones he tenido éxito?
  • ¿Por qué tuve éxito?
  • ¿Qué es lo que más me gusta de mi mismo y qué es lo que más me desagrada?

 

LA TOMA DE DECISIONES Y LA SALUD MENTAL

La capacidad de decidir.

La toma de cisiones es un acto voluntario que realiza una persona o un grupo de personas frente a un problema en el cual se elige una opción que se considera la más adecuada para su solución.

La toma de decisiones es una capacidad que debemos desarrollar como parte de nuestra salud mental. Una persona mentalmente sana no sólo se valora a sí misma reconociendo sus limitaciones y capacidades, sino que también es capaz de tomar decisiones ante una situación problemática y asumir las consecuencias que se derivan de ella.

En nuestra vida cotidiana siempre nos encontramos con problemas que nos exigen tomar decisiones. Muchas veces, la decisión que tomamos no es necesariamente la correcta; sin embargo, siempre debemos estar dispuestos a considerar de nuevo el problema, si es posible, y buscar otra solución.

Cuando el problema es muy difícil se debe buscar el máximo de información posible y consultar personas que conozcan más del caso, para luego tomar una decisión adecuada.

Las situaciones problemáticas.

Un problema es una proposición o situación dudosa que hay que aclarar y resolver. Por ejemplo:

  • En el hogar surgen problemas de incomprensión por parte de algunos miembros de la familia.
  • En el colegio surgen problemas por mala conducta o bajo rendimiento.
  • En el trabajo surgen problemas relacionados con la labor que desempeñamos.

 

EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES

¿Cómo tomar decisiones?

La toma de decisiones es un proceso orientado a la solución de problemas. Este proceso, por lo general, involucra los siguientes pasos:

  1. Identificación del problema. Debemos ser capaces de reconocer cuando estamos frente a un problema, para luego intentar resolverlo.
  2. Análisis del problema. Debemos determinar las causas del problema, sus consecuencias y la mayor cantidad de datos posibles sobre el mismo.
  3. Estudio de opciones. Debemos identificar las posibles soluciones al problema, así como sus posibles consecuencias. Por lo general, debemos empezar con un torbellino de ideas sobre soluciones posibles.
  4. Selección de la opción más conveniente. Una vez analizadas todas las opciones posibles, se debe escoger aquella que ofrezca la mejor solución y asumir sus consecuencias. Este paso implica en sí una decisión.
  5. Evaluación del resultado. Debemos considerar si el problema se ha resuelto conforme a lo esperado. Si los resultados obtenidos no son satisfactorios, debemos reformular el problema y estudiar otra solución, si es posible.

La responsabilidad en la toma de decisiones.

La responsabilidad es el acto de asumir las consecuencias de nuestra conducta sobre los demás y sobre todo lo que nos rodea.

La toma de decisiones implica un sentido de responsabilidad. Por lo tanto, debemos asumir una actitud de compromiso, tanto frente a la situación como frente a sus consecuencias.

Extraído del libro del libro Ciencias Hoy 5. 5to grado.