Tradiciones

Anillo de Bodas Anillo de Compromiso Aniversarios
Arras Arroz Día del Amor y la Amistad
Entrega Lazo Liga
Luna de Miel Llanto de la Novia Torta
Ramo Umbral en Brazos Vestido
  Superticiones  

¿Conoces alguna tradición que no tenemos? envianosla y con gusto la publicaremos.

Anillo de Bodas

Regresar

En la antigüedad, cuando la vida era dura y mas bien corta, los maridos celebraban un rito para asegurarse de que los espíritus de sus mujeres no les dejaran demasiado pronto. El marido ataría los tobillos y las muñecas de su mujer con cuerdas de hierba creyendo que este acto mantendría su espíritu dentro. A lo largo de los años y a medida que las creencias religiosas han evolucionado, el sentido y el material de las cuerdas también ha evolucionado. Ahora las novias solamente se atan los dedos con el anillo y los novios también han adoptado esta práctica. La hierba pasó a ser primero cuero, luego piedra, luego metal, y finalmente oro y plata.
Una vez que en la ceremonia los novios han aceptado mutuamente sus votos de fidelidad, se colocarán el uno al otro un anillo, que deberán portar en el dedo anular, los cuales llevan grabado en el interior los nombres de los novios y la fecha de la ceremonia como recuerdo de ésta. Es costumbre que los desposados los lleven consigo hasta que la muerte los separe.

Anillo de Compromiso

Desde la edad media, el uso del anillo en el dedo anular se debe a la creencia de que existe una vena que comunica directamente a éste con el corazón, la costumbre se ha difundido y conservado hasta nuestros días.
El entregar un anillo como muestra de amor y compromiso para con la novia se remonta a la edad media, cuando se utilizaba como símbolo de la Santísima Trinidad: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. En México y algunos otros países se acostumbra dar un anillo con un diamante (o similar, según las posibilidades económicas).
Su forma de círculo significa el amor sin final. El material con que está elaborado (oro), simboliza belleza duradera, pureza y fuerza.
La ceremonia de "pedir a la novia", oficializa el compromiso que el novio creó con la novia al entregarle el anillo, en circunstancias muy particulares, por ejemplo, hay los más heterodoxos que invitan a la novia a una cena formal para hacer entrega del anillo, o quienes en un arrebato de locura se lo entregan a la novia acompañado de algún oso de peluche o un ramo de flores en el momento menos esperado. Tenemos referencia de amigos y familiares que han organizado verdaderas aventuras para la entrega de este muy singular símbolo.

En el medievo, el novio tenía que pagar una dote para pedir la mano de su novia. Las piedras preciosas se incluían a menudo en este pago como símbolo de su deseo de casarse y aunque esta práctica cesó eventualmente, el regalo de una piedra preciosa como símbolo de ese deseo, permanece en nuestros días.

Arras
  13 monedas que simbolizan la buena economía de tu futuro hogar. El novio le hace entrega a la novia como símbolo de que los bienes materiales de ambos serán compartidos y de que no faltarán en casa. El número trece -cantidad de monedas- es de buena suerte.

En la antiguedad, las arras constituían una garantía de cualquier obligación aceptada o convenida. No eran una dote del marido, ni siquiera un residuo del antiguo precio de la mujer. Calificadas como garantía del acuerdo o promesa de matrimonio (el arra responsalicia), son una institución de origen oriental recogida por el Derecho Romano para reforzar el cumplimiento del acuerdo convenido entre los esposos: si se incumple la promesa de matrimonio, se pierden las arras.

En el Derecho Romano fueron consideradas como una donación, sponsalitia lergitati, y el Derecho Germánico-Visigodo establecido en España sigue esta línea con el apoyo de la Iglesia. No obstante, los textos legales españoles formulan generalmente limitaciones al valor de las arras, que en no pocos casos resulta excesivo. Un documento toledano de 1530 señala que está establecido que nadie puede dar arras a su mujer por un valor superior a quinientos sueldos.

Algunos fueros municipales adecúan las arras a la condición de la esposa, según sea ésta villana o aldeana, y están constituidas generalmente por tierras y ganado. En ese mismo sentido, la recopilación de fueros aragoneses distingue a la infanzona de la villana. La primera puede recibir como arras tres de las mejores heredades del esposo, mientras que a la villana se le dará un campo de sembradura y un cahíz de semillas. En la fórmula medieval se ofrecen ya en moneda: "doy en arras a vos estos florines de oro". El Fuero de Teruel distingue a las esposas y doncellas de las viudas: a las primeras se les puede dar veinte maravedíes alfonsíes; a las segundas, sólo diez. Las arras, no obstante, son motivo de confusión con la donación que hace el esposo a la esposa. Varios textos utilizan el término dotar ("de dotar muller infansona"), como en el caso del Fuero de Pamplona, y se distingue también entre primeras o segundas nupcias. Así, al entrar en la Edad Moderna, las arras quedan desfiguradas. Algunos especialistas aseguran que sustituyen a la donación por causa de matrimonio (donatio propter nuptias) y las llaman "arras hispánicas", lo cual revela una matización que las diferencia, e incluso adquieren el significado del viejo precio de la virginidad, pues se las considera remuneración del pudor o la nobleza.

También se denominaron (y se siguen denominando) arras a las monedas que se entregan en la ceremonia religiosa: doce monedas de oro o plata y una de metal, que han de bendecirse antes de la velación. Con esa entrega de arras el matrimonio queda perfeccionado en cuanto a su base contractual. Que los esponsales tenían valor de matrimonio lo demuestra un suceso famoso protagonizado por Doña María de Fonseca, quien tuvo que ser depositada en el propio palacio de los Reyes Católicos al verse disputada por dos maridos: uno sostenía haber celebrado nupcias con ella, y el otro afirmaba ser su marido por palabras de presente, ya que había intercambiado con ella los verba ante un grupo de amigos. Ganó este último el pleito, al probarse que había sido así. Don Rodrigo de Mendoza logró de esta forma a Doña María frente a Don Pedro Ruiz de Fonseca. Después, abandonó el palacio para ser virrey de Valencia. En ese período en el que los novios son esposos pero todavía no constituyen matrimonio, a la esposa le corresponde preparar el ajuar. Se trata de bienes muebles, no solamente vestidos o lencería.

En el Poema del Mío Cid, el ajuar se cifra en dinero: tres mil maravedíes de plata. En otros casos domina la indumentaria: sayas, haldas o calzas, así como lienzos y cuanto cubre la cama. Los textos históricos muestran una cierta ambigüedad al designar las distintas aportaciones patrimoniales a la sociedad conyugal. Las arras están ligadas de forma específica al acto esponsalicio, mientras que el ajuar se relaciona con la preparación de las nupcias. El valenciano consistía en ropas no lujosas que no debían ocupar más de cuatro cofres. En la comarca leonesa de Maragatería, el día de la boda se realizaba un solemne traslado del ajuar de la novia a su nueva casa, utilizando para ello carros engalanados. Tomado de: http://www.bodamagazine.com.ar

Día del amor y la Amistad
Hablar del día del amor es remontarnos a esta bella costumbre que tuvo su orígen en la Escocia del siglo XVI. Hubo una leyenda de amor que no logró vencer los convencionalismos, pero sí traspasó los siglos y tuvo como escenario la antigua ciudad de Edimburgo.

Cuenta la crónica que una joven pareja al ser separada por sus respectivos padres y tras prohibirles verse, se juró amor eterno y sólo unas señales fueron su único medio de comunicación. Así, como prueba de su fiel amor, todas las noches la joven encendía una lámpara detrás de su ventana y él le correspondía con una piedra de color que colocaba al pie de la misma. Pero, en la noche fría de un 14 de febrero, la lámpara se quedó sin luz sin que ella se percatara, y el joven al no ver el brillo en la obscuridad, esperó al pie de la ventana hasta que murió de frío.

A partir de entonces y en honor de esta pareja, se celebra a los enamorados el 14 de febrero, fecha que se identificó con el día de San Valentín, voz normanda que quiere decir "novio o enamorado".

Esta tradición se extendió por toda Europa hasta llegar a América por todos los países de origen nórdico y sajón, para convertirse ahora en un hábito a nivel internacional. Cuenta una vieja leyenda romana que, en tiempos del emperador Nerón, durante la persecución a los cristianos, encarcelaron a un joven llamado Valentín que profesaba la nueva fé, al pedirle que renegara de su religión a cambio de su libertad, se negó y fue ejecutado. Sin embargo, durante el tiempo que estuvo prisionero, Valentín hizo amistad con la hija del carcelero confesándole en una carta todo su amor.

De esta manera, la iglesia católica decidió nombrar a Valentín el Santo del Amor y la Amistad. Cabe mencionar que tanto San Valentín como San Antonio de Padua (casamentero por excelencia), son de los santos más solicitados por las mujeres que buscan pareja.

El Lazo
Durante la ceremonia religiosa, los padrinos colocan un lazo que une a la pareja, símbolo que representa el compromiso adquirido y la inseparable unión de los cónyuges. La tradición popular asocia el lazo con lazar al novio o a la novia, según el caso. Los lazos se elaboran de diversos materiales que pueden ser naturales o artificiales. El lazo es colocado por las madrinas como representación de que un lazo invisible unirá al novio y a la novia para toda la vida.

El Llanto de la Novia
Para la tradición popular, el llanto de la novia el día de la ceremonia representa buena suerte, pues se dice que no tendrá que volver a llorar durante su matrimonio. Para las culturas indígenas el llanto nutre la tierra para mejorar las cosechas.

La Luna de Miel

Se le puso ese nombre a una costumbre teutónica en el que los cónyuges tomaban durante casi un mes o hasta que la luna palideciera, una bebida fermentada de miel conocida como aguamiel, cuyo efecto era deshinibirse sexualmente.

En la antigüedad, fueron los Teutones quienes comenzaron con la práctica de la Luna de Miel. Las bodas de los Teutones solamente se celebraban bajo la Luna llena y después de la boda, los novios bebían licor de miel durante 30 días. Finalmente, el período inmediatamente posterior a la boda llegó a conocerse con el nombre de Luna de Miel. Mientras el nombre sobrevivió, el propósito de la Luna de miel cambió, y después de la boda, los novios dejaban su familia y sus amigos para hacer lo que tienen que hacer los recién casados. Hoy la tradición sobrevive aunque se incorpora el concepto de vacaciones en un sitio aislado y romántico.

El Ramo
Implica florecimiento y generosidad. Es el accesorio que le da el toque romántico y la alegría a las novias. Tiene que contrastar con el vestido para que ambos resalten. Su diseño debe ir de acuerdo con la personalidad de quien lo va a portar, es decir, que si eres baja de estatura, deslucirás si portas un ramo grande, en cambio, a las mujeres altas, le van bien los alargados o flores de talle largo, anudadas con un lazo que caiga en los extremos.

Las flores del ramo que te harán ver espléndida el día de tu boda, pueden ser naturales dependiendo de la temporada en que te cases y puede llevar los siete colores del arcoiris, inclusive, se recomienda también usar una nochebuena invernal para tu bouquet de novia, sobre todo, si la ceremonia nupcial se realiza por esta época, dado que este tipo de plantas sólo florece en invierno.Expertos aconsejan que para una boda de día, al estílo campirano, lo ideal es portar un ramo con flores hechas con hojas de maíz, follajes de espigas de maíz, y trigo, que se combinan con los tradiconales azahares de novia.

Te conviene mandar hacer ramos en el mismo estilo que el tuyo, pero más pequeños para tus damas de honor, pajes, y para el que vas a aventar. Se tiene la creencia de que al echar al aire el ramo, la chica que se queda con éste será la próxima casadera. Existen diversos materiales que se pueden utilizar para el ramo, desde flores naturales a artificiales o deshidratadas.

La Liga

En la Francia del siglo XIV (en donde sino) surgió una costumbre por la cual se consideraba que la liga de la novia traía buena suerte para aquellos invitados que se quedaban con un pedazo de ésta al final. Los invitados corrían detrás de la novia y le quitaban la liga como podían, así que para evitar esta práctica tan grosera, las novias comenzaron a tirar la liga voluntariamente.

El aspecto sensual de la liga se ha conservado hasta nuestros días aun cuando hasta hace no mucho años, la liga tenia un uso práctico, dado que no se habían desarrollado la licra ni los elásticos.

A lo largo del tiempo el ramo de flores se añadió como parte de esta costumbre de lanzar objetos. Hoy, la costumbre ha sido dividida para que el "bouquet" se lance a las invitadas solteras y la liga sea troceada y vendida a cachitos entre los invitados. En los Estados Unidos y algunas partes de Sur America el novio lanza la liga a los solteros y el que la recibe es el que se casará próximamente.

Te recomendamos mandar hacer un ramito en el mismo estilo que el tuyo, pero mas pequeño, para que lo tires al publico y puedas conservar el original.

El Velo

Este accesorio representa la virginidad, la pureza, la modestia y la inocencia de la novia, de ahí su color, En la antigüedad, los velos eran de color rojo (desafío), amarillo o azul (constancia), aunque en algunos lugares se utiliza el azúl como símbolo de la Vírgen María. A lo largo de los años este simbolismo se ha perdido, pero el velo se lleva todavía.

Originalmente esta prenda, era útil para ocultarse de los espíritus celosos. En algunas culturas asiáticas y del Medio Oriente el velo se llevaba para ocultar completamente la cara de la novia a un novio que jamás la había visto, solamente después de la ceremonia se le permitía al novio levantar el velo para ver el rostro de su nueva esposa (¡ vaya sorpresa para algunos!). En la religión islámica la mujer debe cubrir su cabeza con un velo negro como símbolo de respeto a Mahoma. .

Con el paso del tiempo el velo ha tenido innumerables cambios, sin embargo, es pieza clave para hacer resaltar la cara, la parte alta del vestido y en algunos casos, dependiendo de donde se coloque, influye en la altura de la novia.
La tendencia actual son los velos largos, blancos y transparentes.

El Vestido
Cada cultura interpreta los colores con un significado particular, en las culturas occidentales se considera el color blanco como símbolo de pureza, mientras que para el islamismo es el negro. El color blanco del vestido de novia occidental representa la virginidad y la pureza (me pregunto: ¿qué significará el traje negro del novio?). La religión católica permite que una mujer se case de blanco aún después de ser madre o estar embarazada, siempre y cuando el novio sea el padre de los hijos.

Lanzar el Arroz
Esta práctica comenzó en Oriente, donde el arroz está considerado como símbolo de fertilidad. En las bodas los invitados lanzan arroz al novio y a la novia con la esperanza de que la pareja tenga muchos hijos. 

La Torta Nupcial
La tradición de la torta nupcial comenzó en la antigua Roma como una práctica inusual. Después de la boda un pan se rompería por encima de la cabeza de la novia simbolizando fertilidad y larga vida. Los invitados consideraban que las migas caídas aportaban buena suerte así que las recogían del suelo y se las comían. Esta tradición evolucionó y llegó a Inglaterra en el Medievo, donde los invitados a una boda traerían pequeñas tortas y las amontonarían. El novio y la novia besaban las tortas, luego se les añadía una capa de azúcar glasé y se repartían a los invitados. Las tortas nupciales de hoy, deben su aspecto de varias capas a esta práctica. 

Cruzar el Umbral en los brazos del novio

Hace algunas generaciones se consideraba correcto que, para que la nueva novia se mostrara gustosa de entregarse al novio, el ya marido a menudo tenía que llevar a la novia en brazos atravesando el umbral de la puerta del dormitorio nupcial, para motivarla a entrar.


La Entrega de la Novia
En la antigüedad, las hijas se consideraban propiedad de sus padres. Cuando llegaba la hora de desposar a la hija si su padre lo aprobaba, él en efecto, transfería la posesión de su hija al novio. Hoy el acto de entregar la novia al novio en el altar, simboliza la bendición de sus padres al matrimonio.

Algunas Supersticiones

La tradición popular compendía una serie de creencias y mitos que se heredan de generación en generación. He aquí algunas de las más conocidas.

Parea que no llueva en tu boda
Debes llevar huevos a un convento de Santa Clara. Aunque algunos dicen que si el día de tu boda llueve, tendrás muchos hijos.

En martes, no te cases ni te embarques
Los antiguos romanos, siendo Marte el dios de la guerra, comenzaron a pensar que el día dedicado a Marte era día propicio para desgracias, catástrofes y sangre. Para la convivencia pacífica se prohibió expresamente casarse y viajar en martes. Embarcarse, en su sentido estricto, significa, viajar en barco, pero en México, este término se aplíca cuando a alguien se le advierte sobre las desventajas o problemas que podría tener al obligarse a un compromiso determinado, por eso se dice: ¡No te vayas a embarcar!

No se deben usar accesorios de perlas
Las perlas representan llanto en el matrimonio.

Algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul.
Esta costumbre es totalmente simbólica y su interpretación no ha cambiado nada a lo largo del tiempo. Lo viejo simboliza la conexión de la novia con su pasado. Lo nuevo simboliza sus esperanzas de comenzar una nueva vida feliz. Lo prestado simboliza la amistad y lo azul simboliza la fidelidad.

Otra explicaciòn dice que es de buena suerte usar algo prestado dado que ésto significa la felicidad por préstamo; algo viejo que conlleva la continuidad; algo nuevo debido al optimismo por el futuro; o algo azul que representa la fidelidad de los contrayentes; y agregan una moneda en el zapato, la buena fortuna (recomendamos sacarla antes de comenzar a bailar!!).

El que se casa en enero no estará bien económicamente durante el resto de su vida de casado.
Esta creencia surge de la estadística. La mayor parte de los matrimonios no se efectuan en enero, dado los gastos que implicaron las fiestas decembrinas.

La persona que coma directamente en las ollas o cazuelas en donde cocina,
le lloverá el día de su boda.

A la mujer que le barran los pies,
le roban la fortuna, por lo que es probable que no se case, o que lo haga cuando esté muy vieja.

El que le pise la cola a un gato
deberá escupir, pues si no lo hace, no se casará.

Si sueña que se está casando
y se ve vestida de novia, esto significa muerte.

Cuando se cae un tenedor y un cuchillo al mismo tiempo,
significa que pronto habrá boda en la casa.

Si alguna amiga de la novia quiere casarse, la novia deberá cortar un mechoncito de cabello de la amiga y dárselo a la persona que le hace el vestido, para que lo cosa en el ruedo del vestido de novia, así cuando la novia entre desde la puerta hasta el altar, el mechon de cabello ira arrastrando por la iglesia y se casará.
Otro tip, es hacer una lista en un papelito, de las amigas que se quieren casar y guardarla en uno de los zapatos de la novia durante toda la ceremonia y dicen que esas amigas se casarán.